Todos los beneficios de la Ruta y de nuestras tiendas son destinados a las obras sociales de las parroquias jesuitas de Quispicanchi, las cuales tienen como objetivo atender de manera preferencial a niños, niñas, adolescentes y jóvenes en situación de vulnerabilidad.

Se promueve su desarrollo integral a través de programas sociales y educativos que involucran a sus familias y se cuenta con los siguientes servicios: comedores, ludoteca, bibliotecas, salas de cómputo, defensoría, ayuda psicológica, apoyo en salud y asistencia social. Así colaboramos con el desarrollo sostenible y sustentable de la sociedad.Actualmente, en la situación de pandemia de Covid-19, se han tenido que reducir algunos programas enfocados en niños y reorientar otros, para enfocarlos en familias vulnerables.

En la actualidad se está entregando 600 raciones alimentarias a personas de familias vulnerables de estas parroquias. También contamos con un taller en artesanía textil que apoya a más de 50 señoras de Andahuaylillas y cuyos productos se comercializan a través de nuestras tiendas, que también apoyan a otros artesanos locales.

Taller de artesanía textil


Formación en producción de tejido a palito, a un grupo de 50 señoras de Andahuaylillas cuya producción se comercializa bajo estándares de comercio justo.

Desde marzo de 2016 se viene capacitando a un grupo de señoras del distrito de Andahuaylillas. Hasta mediados de 2017 este grupo estaba conformado por la Asociación de artesanas Virgen de Natividad de Andahuaylillas, y fue a partir de la segunda mitad del pasado año, en que el grupo se amplió a todas las señoras del distrito que estuvieran interesadas.

Actualmente, desde la Ruta del Barroco, contamos con un grupo de aproximadamente 50 señoras en dos opciones: tejido a palito y telar.

Gracias al apoyo internacional y basado en los principios del comercio justo, tenemos pedidos de productos tejidos, que exportamos a Australia y Estados Unidos, gracias a los cuales, nuestras beneficiarias reciben un pago justo por su trabajo. Además, también comercializamos estos productos en nuestras tiendas de la Ruta del Barroco.

La producción actual en tejido y comercialización es de ropa de bebé (frazadas, vestidos, enterizos, chompas, chullos y ositos) en alpaca y en algodón, complementos y productos novedosos utilizando los tejidos en telar. En el proceso de capacitación hacemos mucho hincapié en la calidad de los productos, los acabados y el enfoque de demanda del mercado, y nos comprometemos a encontrar
más mercados para poder conseguir mayores ingresos para las beneficiarias.

Comedor


La obra social de los Jesuitas, gestiona cuatro comedores en la provincia de Quispicanchi en Cusco, donde se atiende a un aproximado de 650 niños y niñas.

El comedor es un espacio donde se brinda alimento balanceado a los NNAs (niños, niñas y adolescentes), provenientes de las diferentes comunidades de los distritos de Andahuaylillas, Huaro, Urcos y Ocongate; y que tienen un alto grado de vulnerabilidad, como violencia familiar, familias monoparentales, pobreza, entre otros.

Así mismo, se desarrollan los hábitos de higiene a través del lavado de manos y cepillado de dientes, debido a que en muchos hogares las familias no los ponen en práctica y, que son de vital importancia para la salud y protección de afecciones estomacales, infecciones, etc., además de aportar en su desarrollo nutricional.

Biblioteca


La obra social de los Jesuitas, gestiona cuatro salas de bibliotecas en la provincia de Quispicanchi en Cusco, donde se atiende a un aproximado de 350 niños y niñas.

Luego que los niños han almorzado en el Comedor, pasan a la Biblioteca, donde se hace apoyo en el desarrollo de las tareas escolares. La finalidad es que todos los niños asistentes a nuestros programas cumplan con esta labor educativa de manera oportuna y adecuada.

Sabemos que en la mayoría de casos, los niños no reciben apoyo en sus labores escolares dentro de sus hogares, debido a que muchos padres no tienen muchos estudios, y por lo tanto no cuentan con las herramientas necesarias para esta labor, por más que quisieran hacerlo. En la Biblioteca, cuentan con un espacio adecuado y con un equipo de educadores que los asisten.

Para fortalecer la comprensión lectora, una competencia que muchos carecen, se ha implementado una sala de lectura, donde los educadores utilizan técnicas y estrategias diferentes al de una institución educativa; realizan actividades atractivas y de mucho interés para los niños y niñas, como por ejemplo: cuenta cuentos, trabajos en espacios libres, el hospital del libro, la bebeteca, los guerreros de la paz, prestamistas, cuidadores del silencio, entre otros.

Sala de Cómputo


La obra social de los Jesuitas, gestiona cuatro salas de cómputo en la provincia de Quispicanchi en Cusco, donde se atiende a un aproximado de 250 niños y niñas.

Para complementar las tareas escolares, se han habilitado las salas de cómputo, donde los niños pueden acceder a internet y buscar información para sus tareas. Se les permite usarlas, solo después de haber pasado por la biblioteca, para de esta manera no dejar de incentivar la investigación en los libros y enciclopedias.

Otro de sus objetivos, es proporcionar a los niños una nueva herramienta de estudios, acorde a los nuevos avances tecnológicos, para de esta manera no dejarlos rezagados de sus similares.

Los educadores ofrecen la explicación y el acompañamiento necesarios para el buen uso de estos medios.

Ludoteca


La obra social de los Jesuitas, gestiona cuatro ludotecas en la provincia de Quispicanchi en Cusco, donde se atiende a un aproximado de 360 niños y niñas.

Una vez concluida las tareas, los niños pasan a la ludoteca, lugar de juego y relajación. Este espacio permite desarrollar libremente sus habilidades motoras (gruesa y fina).

Principalmente se trabaja mediante el juego, actividades que nos permitan fortalecer su autoestima, así como, desarrollar sus habilidades sociales y personales, debido a que muchos de nuestros niños provienen de familias disfuncionales y con un alto grado de violencia.

Los rincones como la casita, permiten ver e identificar el tipo de violencia que padecen los niños (violencia física, psicológica y/o sexual), lo cual nos faculta a realizar una intervención inmediata, a través de las defensorías parroquiales.

También contamos con el rincón de la construcción, espacio donde los niños desarrollan su creatividad y fortalecen los valores de la paciencia, perseverancia y en muchas ocasiones el trabajo en equipo. Cabe resaltar, que muchas madres y padres de familia todavía creen que jugar es perder el tiempo y por ello no permiten que sus niños participen de estos espacios, truncando de esta manera su adecuado desarrollo.

En la ludoteca también trabajan: manualidades, teatro, música, cuidado del medio ambiente entre otros, todo ello siempre relacionado al desarrollo de sus habilidades sociales y fortalecimiento de la autoestima.

Lutería


Esta Escuela Taller de Lutería es posible gracias al compromiso Sinfonía por el Perú, Backus y la Compañía de Jesús conformada por las Parroquias San Pedro Apóstol de Andahuaylillas y San Juan Bautista de Huaro.

La Escuela Taller de Lutería de Sinfonía por el Perú en Cusco, se creó gracias a un esfuerzo común entre Sinfonía por el Perú, Fundación Backus y las Parroquia San Juan Bautista de Huaro y San Pedro Apóstol de Andahuaylillas, quienes desde el año 2013, en el Complejo Parroquial de Huaro, reciben a jóvenes de Andahuaylillas, Huaro y Urcos de la Provincia de Quispicanchi-Cusco, dispuestos a aprender el arte de crear instrumentos musicales.

El Taller lleva el nombre de la Sra. Marcela Temple de Pérez de Cuellar, quien, a través de su trabajo como Directora de la WMF, apoyó esta iniciativa, que favorece y enriquece cultural y laboralmente a los jóvenes de Quispicanchi.

Sinfonía por el Perú está convencida que, a través del poder de la música, se puede lograr la formación de valores para la vida, tales como la disciplina y la excelencia lo que acompañado de un ambiente de mística y gozo aseguran una alta motivación. Sin duda el desarrollo en técnicas para la construcción y restauración de instrumentos musicales y de valores en estos jóvenes será motivo de orgullo para sus familias y compañeros, generando un efecto multiplicador en la comunidad.

La Escuela Taller de Lutería recibe jóvenes desde los 14 hasta los 21 años, allí se les enseña a fabricar instrumentos de cuerda como guitarras y violines; estos se fabrican utilizando pino báltico, caoba, nogal, palo de rosa y chonta.

Estos instrumentos al ser terminados pasan a ser propiedad de los jóvenes que los construyeron bajo la idea de que con esto ellos puedan seguir participando de los núcleos de Sinfonía por el Perú, aprendiendo a tocarlos.

El taller es propio nuestro al 100% y la lutería es de Sinfonía por el Perú en acuerdo con las parroquias, que ceden el espacio.

Presencia de La Compañía de Jesús en Quispicanchi

En la provincia de Quispicanchi, Cusco, espacio geográfico de la Ruta del Barroco Andino, las parroquias de los distritos de Andahuaylillas, Huaro, Urcos, Ccatcca, Ocongate y Marcapata están confiadas a la Compañía de Jesús. En ellas se desarrollan diferentes iniciativas en pastoral, educación y progreso local, bajo las siguientes organizaciones:

Fé y Alegría

www.feyalegria.org.pe

Desde 1995, la Compañía de Jesús participa en la educación de la provincia contribuyendo al logro de una educación pública de la mejor calidad para los niños y niñas más pobres de Quispicanchi. El Proyecto de Educación Rural Fe y Alegría atiende 23 escuelas rurales de primaria en las comunidades campesinas, y el Colegio Fe y Alegría 44 de Andahuaylillas ofrece niveles de inicial, primaria y secundaria. La educación que se brinda es bilingüe: quechua y castellano.

Asociación Jesús Obrero-Ccaijo

http://www.ccaijo.org.pe

Con cincuenta años de vida institucional, la asociación  Jesús Obrero promueve la capacitación de campesinos impulsando el desarrollo sostenible. Para ello interviene en la producción, transformación y comercialización agropecuaria con visión de mercado, en el cuidado ambiental con la forestación, en la creación de lagunas artificiales para cosechar agua e implementar sistemas de riego por aspersión y goteo, en la dignificación de las condiciones de vida del poblador andino en extrema pobreza con la construcción de viviendas mejoradas, y en la incidencia política construyendo ciudadanía desde una propuesta comunicativa integral.

Asociación Wayra

https://es-la.facebook.com/amayorgloriadedios/

La asociación WAYRA forma parte de la red Encuentros Servicio Jesuita para la Solidaridad que articula varias obras sociales que llevan los jesuitas en diversas regiones del Perú. WAYRA promueve la cultura en derechos humanos y busca mejorar la calidad de vida de las personas poniéndose al servicio de la fe y la promoción de la justicia, especialmente en mujeres, niñas, niños y adolescentes, además de apoyar en las defensorías parroquiales.