Ruta del Barroco Andino en Cusco

Por qué visitar el Proyecto Q'ewar

Visitar la Fundación Q'ewar quizás no es una de tus prioridades. Pero este proyecto cambia vidas y tú también puedes contribuir.

Este proyecto existe gracias a unos soñadores que buscaban dar trabajo a madres de bajos recursos y gracias a las manos pacientes y detallistas de mujeres artesanas que soñaban con la oportunidad de poder cambiar la vida de sus hijos. 

Dónde está el proyecto Q'ewar

Andahuaylillas, un pueblo cerca de Cusco, tiene la suerte de tener a Julio Herra y  Lucy Terrazas, fundadores del proyecto social Q'ewar que da trabajo a 35 mujeres de bajos recursos económicos en la fabricación de muñecas Waldorf que venden en la tienda de la Ruta del Barroco Andino, ubicada al paso del trayecto que te lleva a conocer las sorprendentes iglesias de La Ruta del Barroco Andino

Cómo nació el proyecto Q'ewar

Julio, que nació en el pueblo de Chivay, en la provincia de Caylloma, trabajó como escultor y  profesor en el colegio Waldorf de Lima y en Berlín, Alemania. A partir de esas experiencias y el deseo de poder ayudar a cambiar la vida de comunidades pobres tuvo la idea de vender muñecas Waldorf para financiar la educación de niños y niñas de bajos recursos para que puedan educarse con uno de los métodos educativos con mayor impacto positivo como es el método Waldorf, usado por escuelas de élite en Silicon Valley a las que asisten los hijos de famosos como Steve Jobs y Bill Gates.

 Empezaron con un pequeño taller pensado para dar trabajo a las mujeres del pueblo de Andahuaylillas. Más adelante crearon una guardería, que forma parte de la Obra Social, para que los niños de estas mujeres no se quedaran solos y desprotegidos mientras ellas trabajaban. Ahora llevan diecisiete años regalando esperanza y oportunidades a 35 mujeres y a sus hijos.

Tienen proyectos de futuro, como el colegio de Primaria y Secundaria que ya han empezado a planificar.

Vamos a conocer en palabras del propio Julio el inicio, el presente y el futuro de este proyecto que ayuda a las mujeres de Andahuaylillas a poder cambiar sus vidas y la de sus hijos. 

 


Talleres de formación técnica en artesanía

Una de las manifestaciones culturales más importantes del Perú son sus hermosos tejidos, los cuales sintetizan a través de su iconografía la relación del hombre y la naturaleza. Más allá de proteger del frio, la confección de un tejido requiere técnica, composición y diseño.

Con la finalidad de mejorar la calidad de vida de las familias, la Parroquia San Pedro Apóstol de Andahuaylillas y la Asociación CCAIJO realizan los talleres de formación técnica en artesanía a mujeres del distrito y sus comunidades.

Cada una de las mujeres que participa en los talleres está convencida que si mejora la calidad de sus productos, éstos podrán ser más valorados y tendrán mejores probabilidades de venta en el mercado regional, nacional y porque no decirlo también internacional.


Los Jesuitas en Quispicanchi

En 1968  tuvo lugar la reunión del concilio latinoamericano de Medellin. Allí se hizo una lectura de la realidad donde se opta por la preferencia por los pobres. En esos años la Compañía de Jesús define su misión como la promoción de la fe y la justicia. En ese contexto Mons. Ricardo Durand, Arzobispo de Cusco, pide a los Jesuitas fundar una comunidad en Quispicanchi.

En marzo de 1968 se establece la Comunidad Jesuita en Quispicanchi  con los jesuitas José María Isusquiza, Juan Ramón Sánchez - Guardamino y el Hermano Huamaní, encomendándoles las parroquias de los distritos de Urcos, Huaro y Andahuaylillas. Un año después se amplía la jurisdicción eclesiástica incorporando a los distritos de Ccatcca, Ccarhuayo, Ocongate y Marcapata.

Los primeros años se atiende sacramentalmente las parroquias promoviendo una iglesia inculturada con rostro andino. Sin embargo, dado que la provincia de Quispicanchi era una de las más pobres del Perú, surge la inquietud por mejorar la calidad de vida de la gente en todos los sentidos con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de los pobladores para que sean más dignas y humanas.

Es así que en 1971 se funda la Asociación Jesús Obrero  CCAIJO como alternativa de educación popular en oficios que demandaba la población. Se comienzan los trabajos con un pequeño establo, taller de carpintería y electricidad en Andahuaylillas. Luego se extiende esta experiencia de educación popular en Ocongate.

La presencia de los Jesuitas en Quispicanchi, cumple 50 años de mucho trabajo en el mundo andino, particularmente en el mundo campesino, animando la fe con una misión más abierta. Hoy la Compañía de Jesús además de promover una fe inculturada en las parroquias y del trabajo de CCAIJO, promueve la educación a través del colegio Fe y Alegría de Andahuaylillas y de la red rural de escuelas asociadas a esta institución. También promueve el derecho de las personas, especialmente de los niños, niñas y mujeres, a través de la Asociación Wayra. Finalmente es responsable de la Ruta del Barroco Andino, propuesta turística encargada de la restauración, mantenimiento y promoción turística de la zona afín de generar un desarrollo sostenible en la zona.

P.Antonio Sánchez – Guardamino.


Formación técnica en artesanía

Los ingresos generados por la visita a los templos de la Ruta del Barroco Andino son dirigidos a mejorar las condiciones de vida de los pobladores y la conservación de los templos.
En Andahuaylillas, la Asociación Jesús Obrero - Ccaijo y Parroquia De San Pedro Apóstol de Andahuaylillas ofrecen formación técnica gratuita en artesanía y tejido a mujeres del distrito y sus comunidades.
#rutabarrocoandino #barrocoandino #andahuaylillas #cusco #peru #tejido#taller #artesania